Make your own free website on Tripod.com

   
  
 
VERSOS
 
 © 2001, BENED. NOTICIA SOBRE DERECHO DE AUTOR
 

0-vERSOS RECIENTES, RECIÉN SALIDOS DEL HORNO

1-OTRO CICLO SOLAR

2-UN VERSO SIMPLE

3-ABSURDA ELEGÍA

4-EJEMPLO DE ASOCIACIÓN DE IDEAS
5-LA PLANICIE Y LAS UVAS      (enero de 1991)
6-DIYÂLA
7-ENERO TERMINABA JUNTO AL RÍO            (1991)
8-OTRA VEZ LA CERCANÍA
9-QUÉ QUISIMOS DECIR CON ESO
10-SEGUNDA MIRADA

11-CHICA DE CIUDAD GRANDE

12-ÓBICE AL RÍO

13-EL REPUGNOIDE

14-RECONOCIMIENTOS EMOCIONALES I

15-RECONOCIMIENTOS EMOCIONALES II

16-RECONOCIMIENTOS EMOCIONALES III

17-RECONOCIMIENTOS EMOCIONALES IV

18-RECONOCIMIENTOS EMOCIONALES V

19-ÉRAMOS SEPTIEMBRE

20-LOS RETRATOS VACÍOS

21-DISGRESIONES NO SIGNIFICATIVAS

22-LIBERACIÓN

23-FALLA DE FASE

24-PLUVIÓTROPO

25-EL HOMBRE Y EL PEZ DE PIEDRA

26-ANQUILOSIS

27-SECUENCIAL

28-FRAGMENTOS NO REDUCTIBLES a)

29-FRAGMENTOS NO REDUCTIBLES b)

30-FRAGMENTOS NO REDUCTIBLES c)

31-FRAGMENTOS NO REDUCTIBLES d)

32-TECNO HAIKU

VERSOS RECIENTES, RECIÉN SALIDOS DEL HORNO

 

 

DE UN SUEÑO QUEBRADIZO

    I

No te quieres fijar en mi lente,

besucona y tersa

mirada serpiente

    II

Abrí la ventana de la casa y entró el viento arenoso

pensé entonces en mi niña, lejana y enojada

¿qué hará mi niña, qué hará

     si el viento llega?

    III

Te asustas de mí

a la sombra te dejo

Cangrejo

    IV

Errática

cede a la voz

que del sombror resolla

    VI

Hay tiempo, deja llegar

Esa torrente

oye danzar

  

    

 

COCODRILO

    I

Divirtiéndome al sol

lloviendo a veces

Banco de peces

    II

No ésta, ni otra vez

ni otra vez hay prisa

destella al pantano la sonrisa

    III

Escamoso y sutil

huella de lodo

reptando a donde hay modo

ARRIBA    INDICE

VERSOS MÁS VIEJOS, YA ASOLEADOS

OTRO CICLO SOLAR

Ágil corra la tinta en el papel

como corre la sangre

por la arteria turgente

Cante altivo el poema por la piel

y por cada fragmento

de universo existente

Surja el verso del aire, de la flor,

las labores, la gente,

del amor y la vida.

¡Yo no pido a las musas de Helicón

 su aquiescencia o auxilio,

que para esta poesía

sólo basta el pensar, el trabajar,

el saberme terrestre

y el amar a Lucía

                  Sofía

                  Patricia

                  Emilia

                  Alicia

                  Cristina

                  Denise

                  

Nota sobre el verso anterior: ya tiene más de 10 años de edad y uh, si habrá evolucionaaaaado. Pero en estos últimos tiempos no pude hacer que, por ejemplo, "Karla", "Mónica",  "Laura" o "Karmenazul"  rimaran con "poesía", así que mejor ya no le muevo.     

ARRIBA    INDICE

 

 

 

 

UN VERSO SIMPLE    (1989)                                                         

                            (A Lucía Álvarez)

Estoy tomando cuidadosamente

Con suave palma, tu fugaz olor

Para cuando  nos llegue el dolor

de la memoria, no nos vea la gente.

 

Junto a tu hombro reposa mi prisión

Ciego, mi encéfalo no libra soledad

Mira tú el cielo: siempre habrá una edad

En que te sientas cercana a mi canción.

 

Jamás hicieron los átomos mejor

Hoja de lino, estructura de coral

Que esta epidermis tuya, que es final

De toda búsqueda de mi sediento amor

 

Ni habrá en todo este planeta y su historial

Mejor brillo de cuarzo rutilado

Que estos ojos -tan bellos!- que he mirado

Y que saben que a nadie amo igual.

ARRIBA    INDICE

 

 

 

 

ABSURDA ELEGÍA 

-Incompleta porque extravié el principio. Iba a ser canción pero ya no me acuerdo de la música. Sólo

recuerdo que iba en escala Re menor dórica.

 

(Estribillo, intercalable en varios lugares:)

        Cuando me recuerdes en algún lugar

        Sólo canta un verso, para no llorar

 

Viejo pergamino se han vuelto mis manos

Ya es amargo el vino y árido el vergel.

Seca, arde mi frente y pesan mis ojos

Lirios no, que abrojos, cubren la ciudad.

 

Cielo -antes zafiro-

Plúmbeo hoy lo miro

Hórridas estrellas

De turbio color

 

Son constelaciones

Que no reconozco

Huecas, innombrables,

Fuera de razón.

 

Casi me parece 

Que esto no es la Tierra

No encuentro la Luna

Y la escarpa encierra

Sonidos profundos,

Gritos que me aterran

¿Dónde habrá escapado

de ayer el amor?

 

Cardos en mi pecho, ceniza en mi pelo

Que el simún eriza con ferocidad

 

Hoy no me interesa 

Ser claro, ni bueno,

Si beso en tu aliento

Ya no puedo ser.

Hoy busco perderme

Dentro de la noche:

Que me envuelva el velo

De la oscuridad

 

Y la incertidumbre

Quiebra mi garganta,

No se si me escuchas 

o te has muerto ya.

 

Si cuando cruzara

Este yermo helado

Me hallaré entre extraños

O veré tu amor.                                                                                    

ARRIBA    INDICE

 

 

 

 

EJEMPLO DE ASOCIACIÓN DE IDEAS (1991-2001)

Un ocaso de finales de noviembre

Ácida y leve traslucidez de mandarina:

            Gajo celeste.

Me quedé solo en la fábrica.

El electricista de la mañana y los mecánicos

Están llorando de borrachos a las afueras del poblado.

Saturno en Sagitario, Marte en Tauro y no hay luna: andará en su cuarto menguante.

Dentro del taller, un motor desarmado

Protege con su sombra mi cuaderno, 

      un envase de electrodos de soldar

      (ahora lavado y lleno de café tibio)

      y algunas frutas del día.

Acabo de ser injustamente acusado

                de platicar demasiado

                con la operadora de la Prensa 3.

Y han pescado a mi ayudante, junto con Berta, su amiguita,

En la bodega de moldes, a deshora.

Así, hubo dos retrasos para revisar la caldera, 

    la máquina apiladora y un servomotor.

 

Pero no importa.

        El tiempo está contento, y nosotros también.

        Héctor, mi ayudante, ha venido a regalarme algunos de sus tacos caseros.

   Yo no tengo frío, tengo los brazos sucios, muy sucios,

   Y una sed por la vida que es una sed por Lucía,

                                        por su aliento, su boca, su epidermis,

y  por el lunar que tiene Silvia en la nariz,

y por la voz carnal de Susana, cuando canta blues,

e Inés casada, y Emilia no olvidada,

y la gente del taller de actuación

y el sudor del taller de Mantenimiento

y la desvergüenza celestial y libre de Aurelia

y el beso de María Elena en la puerta de su casa

y una botella de Chianti

y el pan de centeno, la miel y el queso

y los conciertos de Brandenburgo

y Graham Greene, y Papini con su Gog

Y Borges, inmortal vidente

y el sol quemante y ardiente

y las palabras que llegué a escuchar de Salvador Allende

y las canciones sangrantes de América entera y de México,

                    de toda la tierra que venero.

y muchos libros, 

y botas viejas

y el Qur'ân en árabe

y las tablillas de Ugarît

y  todas las noches en vela sin hablar con nadie

            o escribiendo cartas ridículas de amor.

            o tratando de diseñar circuitos imposibles

y la grabadora del taller, que arrugó mi casset de Rush.

y  la política rancia en su feliz agonía

y la clase de sociología, 

y el ajedrez clandestino

y las nubes, las ranas, el lago,

mis arroyos, mis cerros, mi barranca,

y los gatos que han muerto, 

y el que todavía me cepilla los tobillos con su lomo, cuando llego.

y los perros odiosos

y las calles, la guitarra, el sintetizador,

y la música que no he podido tocar

y las mujeres que sí he podido tocar

y este beso sorpresivo de Cristina

y los poetas que no nombro para  no contaminar su historia

 

Una sed por la vida que incluye haber nacido, estar aquí,

    y la palabra, el canto, el movimiento,

    el respirar el comer, el pensamiento,

    y la amorosa humedad, la sed, la sed....

Y nacer otra vez, otra vez, otra vez, 

En la eterna diversión de este eterno Sin Fin.

ARRIBA    INDICE

 

 

 

 

LA PLANICE Y LAS UVAS      (enero de 1991)

   Yo tampoco me salvé de todas estas lluvias

de lodosas noticias de última hora,

ni de letras negruzcas que reptaban felices

fuera de las planas

para arrancar tranquilamente mis pestañas

y secarme los ojos con su llanto, 

y apagar mi pasión con su sonrisa huesuda.

 

De manera que me puse las botas de pisar sangre

y desempolvé la escoba de barrer huesos:

pero los gritos me dejaron esperando

en la llanura desolada de toda esta mañana.

La arena manchó el sudor de mi costado,

luego el viento lo secó dejando en mi camisa un mapa

en proyección Mercator

 

Y ya veo, acaba de pasar el dios del cosmos,

me apartó de Su camino con Sus uñas, con Su pie,

y no me trituró.

Él se llegó hasta la loma

y dse puso a trabajar:

Ya oigo el molino

Vi construirse el lagar

y nadie me dio vino.

Sólo lo escucho cantar:

        De hueso harina, 

        De sangre mosto

        Y este manjar

        Llegará presuroso

    ......

Él se puso a descansar:

Quieto el molino

Veo destruido el lagar,

   No pruebo el vino.

ARRIBA    INDICE

 

 

 

 

DIYÂLA

No encontré más huesecillos 

entre mis botas y el suelo

que entre esos canosos parietales

acostumbrados a ladrar

    Cuando yo buscaba trigos para hacer sopa.

 

Si me mira el guardia feroz con su cristal

Tengo aspecto de arbusto ya incendiado

O de gato salvaje de los riscos

    Cuando estoy buscando abrigo, alguna ropa

Si me miro con ojillos de antropoide

Un cogollo malogrado de su rama soy:

    Más hermoso en el Diyâla que en el Tíber

    Y en el Hudson, simplemente, horrible.

 

No hallé más restos secos de tendón

hurgando cinco mil años de historia

que en cinco minutos de extrapolación

desapasionada, sin ambiciones de vida.

 

¡Y esos dioses, esos dioses, 

  vomiten el continente!

Pensamientos malolientes que se gestan 

en bárbaros lenguajes de otra latitud

incendian las cosechas de mis campos

y atosigan triunfantes a mis bronquios.

ARRIBA    INDICE

 

 

 

 

ENERO TERMINABA JUNTO AL RÍO            (1991)

Dos días me sostuve en mi sitio

y sentía que la tierra me rascaba los pies.

Me advertía, me decía que tuviera cuidado.

       Y sentí un insecto molesto posarse en mi oreja

        Murmurando en ánglico su amenaza.

Yo no sé idiomas bárbaros 

y nada le contesté.

Pero dije a la Tierra: "ayúdame".

    El insecto empezó a corroer los ropajes del cielo.

 

Intenté entonces sacarme los ojos 

para sembrarlos en el suelo profundo,

pero desistí cuando mis uñas titubearon.

    Así esperé, y en ese instante

circundan mi cabeza ochenta mil moscas nucleares

y explosivos agresores:

con su saliva artificial 

sintetizada de envidia y odio programado

muerden mi lengua, mi encéfalo, mis gónadas y huesos.

 

O me falla la vista

o se curvan los pilares del firmamento

O me toca la fiebre

o las nubes se han vuelto pesadas.

O me vuelvo astigmático

o se aplasta la inhóspita atmósfera 

O padece mi oído

o han comenzado a aullar todas las piedras.

Se coagulan las nubes

o se enciende la luz de exterminio .

ARRIBA    INDICE

 

 

 

 

OTRA VEZ LA CERCANÍA

y aquí nos tenemos.

Solos en la tristeza vespertina

    de cuatro años de ausencia.

 

Aquí me tengo con la guitarra

    y versos acerbos

No esperé verte una lágrima.

    beso tus ojos y

maldigo vanamente al Registro Civil

    ¿Porqué te casaste?

 

Y no había querido recordarte,

    pero algunos humanos

    inventan pretextos

para reencontrarse.

 

Y aquí nos tenemos

Solos

Por fin

Otra vez.

¿Es que vivimos o es que la vida nos lleva a vivir?

 

Esperamos la lluvia y no llegó...

(a veces fallan las grandes fechas de junio).

ARRIBA    INDICE

 

 

 

 

QUÉ QUISIMOS DECIR CON ESO      1987, a Emilia Contreras

   Algunas veces pasa que nos queremos reír de nuestra risa

y acabamos abrazados mordiéndonos los oídos.

Después, nos preguntamos mutuamente 

        qué quisimos decir con eso.

Algunas veces pasa que tus ojos no me quieren

Y no contesto

Otras veces, callando,

miramos nuestras caras al espejo del lavabo,

como si fuéramos un poco menos viejos.

Y siempre hay ocasiones en que un niño, una canción,

nos inspiran algo que se desvanece

igual que el recuerdo de un sueño lejano.

    Y nos falta un adverbio para decir cuánto qué

    Y el espectro de tus amores aparece y me grita.

ARRIBA    INDICE

 

 

 

 

SEGUNDA MIRADA

    Si no fuera esperable 

que por tu andar pausado y luminoso

tuviera que mirar secarse muchas hojas

y caer lluvia tras lluvia,

igual daría no saberte.

    Si no fuera esperable que los ríos

se entregaran al mar

con el sordo bramido de sus aguas

y el llanto del cauce, irrecuperable;

sería vana la expectación por las tormentas felices.

    Si no quisiera nunca que te fueras,

    le cantarías a mi ropa con tedio.

Si no esperaras nunca que lloráramos, 

    ¿de qué valdría reír?

Si no fuera vital que nos muriéramos diariamente al despertar,

nuestros sueños nos abandonarían por otros dueños mejores.

Si no fuera esperable nuestro adiós, no quisiera haberte visto.

ARRIBA    INDICE

CHICA DE CIUDAD GRANDE

Se acicala: se maquilla llorando la sonrisa

la industria le regala rimmel en suspensión aérea

Tiene un novio que gusta vestir correctamente, color humo

    y va a pasear a las mejores plazas

Ella es bonita: se peina como dicen las revistas

Se elimina las pecas de los brazos,

Se levanta temprano, va a la escuela

      bajo la nata pesada de su aire

Parpadea bajo su sol, cielo enfermizo.

ARRIBA    INDICE

ÓBICE AL RÍO

A propósito de zapatos:

En el mercado semanal vendían unos muy blandos

y para no parecerse a nadie, a nadie, a nadie.

    Algún dios nos regala las correas de sus sandalias

        y el que se atreva a anudarlas recibirá un olivar

                y tres litros de agua de rosas: para lavar

                la cara de los difuntos

                y la espalda de los recién nacidos

                y los pies de una muchacha.

A propósito de la salud:

El médico de los guardias grises como ratas

vende barato el disimulador de las agonías futuras

y con extracto de saliva de batracio sintetiza su verrugatorio.

    Pero este vino en su agua parece sangre de hace un día

        sobre una sábana de hospital o bajo la cama.

            Mi aliento gelatinoso de borracho escalda el techo 

                y las avispas metálicas...

Y aún ahora hay quien dice que la mala luna

                nos puede matar.

A propósito del miedo:

De niño me asustaban con la risa de las brujas

y con las puertas cerradas. Me tranquilizaba, empero, 

si veía por la ventana las lechuzas gigantes

o un par de manitas huesudas, delgadas, obscuras

            rascando con sus uñas el otro lado del vidrio.

        RR Lyræ brillaba en el telescopio y yo era feliz.

            Creció mi barba y me volví un cobarde

Cuando esta mujer iba al otro lado de la calle

Y no pude gritarle:

"¡Yo tampoco tengo prejuicios, mira: Hasta puedo aprender a bailar, 

    a beber decentemente

        y a comer con tenedores y cuchillos!"

ARRIBA    INDICE

EL REPUGNOIDE

Noche, qué noche simple,

Una vez me perdí

pero ya no me acuerdo;

Y nadie ha escrito en mi mano

A dónde quiere llegar

O hasta dónde puedo ir.

    El otro día fue seco y caluroso

    A pesar del viento grande

    Y todo un coro de nubes

    Se iba a llorar.

Entre los dedos pegajosos del horror

avanzaba un batallón de repugnoides

     "Yo soy el ignomen furibúndeo" decían,

         "Yo soy el ignomen furibúndeo" .

Una vez me perdí, 

pero ya no me acuerdo

Una vez me perdí, 

pero ya no me acuerdo

    Y al día siguiente 

    se desprendió del horizonte

    un grupo de varios soles aguados

    en formación ordenada

    ¿Y a dónde quieren llegar?

    O, ¿Hasta dónde pueden ir?

Yo soy el ignomen furibúndeo, te digo,

Yo soy el ignomen.

 

Una vez me perdí, 

pero ya no me acuerdo

Una vez me perdí, 

pero ya no me acuerdo

ARRIBA    INDICE

RECONOCIMIENTOS EMOCIONALES I

NICOLASA MEDRANO

Yo sé quién eres:

La tarde, la sopa, el dulce.

Agua fresca al mediodía.

Yo sé quién eres:

Mañana de gloria, 

jardín regado, 

hormiguitas en flor

Alpiste y trino,

Eres mi abuela.

    El sueño de los venados de agua,

    las ánimas blancas.

        Las balas y las bombas 

            que mordían las paredes del pueblo;

Eres la superviviente,

    El ave,

    La casa.

ARRIBA    INDICE

RECONOCIMIENTOS EMOCIONALES II

Rafael Soriano

Yo  sé quien eres:

El misal en latín y el periódico en domingo

El órgano coral,

la voz 

que hacía temblar 

las paredes de los templos

    y a los demonios en sus antros subterráneos:

                "Tú reinarás..."

Eres uno de los hijos más queridos

de mi Padre Dios

    Y ahora estás libre de la carne y sus miserias.

        Tú, mi abuelo.

ARRIBA    INDICE

RECONOCIMIENTOS EMOCIONALES III

De Tlaquepaque, como de un hábil escultor

surgieron tus dos manos, 

ésas que sólo conocieron las caricias

del arduo trabajo y el sudor

    el "despacho", 

    la carnicería y     

        la tienda de abarrotes.

Si tu vida fué difícil

    ahora caminas plácida 

    sobre la palma 

    de la Mano Poderosa

        Y San Miguel te sostiene

            sobre cualquier asechanza del demonio.

                   Ignacia Rojas,

                        una bella pastorcita

                        que camina por el río

                        Mi abuela.

 

            

ARRIBA    INDICE

RECONOCIMIENTOS EMOCIONALES IV

Manuel Estrada.

Fieros tus ojos y apacibles 

como el azul de la pólvora 

de tu pistola.

    Incorruptible hasta el centavo 

        en la vida y en la muerte...

            Elevo por ti un "muchas felicidades"

                hasta tu casa inmarcesible de Dios.

ARRIBA    INDICE

RECONOCIMIENTOS EMOCIONALES V

 

    UN CONCIUDADANO

Yo sé quién eres.

Un par de zapatos

hallados tirados

    Eres un trozo ambulante de hambre vitalicia

        que conoce las calles

Eres el que ya no espera redentor

        ...y sigues siendo humano

Eres el que no recibe amor

        ...y sigues siendo humano

 

    UN CASI VECINO

Yo sé lo que haces:

Saludas a tu mujer

con un beso

sin muchas ganas:         

        "amor..."

acostumbras evitas los excesos

y te preocupa con vaguedad el Medio Oriente

o las guerrillas en las selvas

de América

        "Yo no sé porqué mejor 

        no se ponen a trabajar"

Eres un sabio a los ojos de tu hijo

    y un imbécil a los ojos de tu jefe

Tú, el gris intermediario

entre los Amos de Todo

    y los propietarios de casi nada.

 

UNA CASI VECINA

    Yo sé quién eres:

Hambre pequeña

y gallinitas cuadradas en la olla de presión.

 

Eres la sala barrida y la ropa bien planchada

    La casi mujer de un solo casi hombre

        ("¿será que seré feliz?")

Yo sé quien eres: las pantimedias

        ese olor característicos

la esperanza de que no suba el precio del azúcar

    Eres el sexo tranquilo de noches opacas.

Eres el miedo continuo

de una lluvia, un amor, una visita inesperada.

 

ARRIBA    INDICE

ÉRAMOS SEPTIEMBRE

Me regalé a tus manos

    a ver si me matabas en tu olvido

    .... y tú me diste un beso.

Me enojé con el mundo

    ...y no dijiste nada.

Me regalé a tus manos en un libro

    y en escasas canciones a tu oído

    ... y me diste zozobra

    y un cuidadoso pétalo 

    de claro desespero.

Me enfermé para ver si me cuidabas

    y me mordían los fríos

    y no pude llamarte

    y tu no sabes dónde vivo

Dejé secar la última tormenta de noviembre 

sabiéndote distante

y tú me aconsejaste 

cómo besar a otra mujer.

Me arrojé contra ella

para desbaratarme

        y me hallé estupefacto

        sobre tus suavidades.

ARRIBA    INDICE

LOS RETRATOS VACÍOS    (a Mónica Paola)

El germen de una canción

aparece en tus manos pequeñas

tañendo un acorde

De tu frase vibrátil y absurda

De mi oído incapaz de saciarse

        De ti

De tus risas cercanas y agudas

De mi aliento incapaz de saciarse

        De ti

De tu aliento cercano, inminente

De tu voz transparente,

Tanto que deja ver

        claramente, tanto que hace doler

        vivamente, tanto qué no soñar

            recordar, escribir

Quedamente, tanto que no decir

ciegamente, tanto qué arrepentir

tiernamente, tanto qué no palpar

        explorar, proseguir.

Transparente,

        tanto que no se ve...

ARRIBA    INDICE

DISGRESIONES NO SIGNIFICATIVAS

A)

Aquí voy otra vez

Llevando sobre el hombro 

Mi cadáver.

 

Tengo una mujer 

Que visitar

De vez en cuando

 

Y se lo voy a regalar

 

B)

Algo, sin duda vivo

        Me agarró de los pies

        y me arrojó con fuerza

Haciendo que me quedara 

    incrustado en la llanura:

 

Mis cabellos jugando a ser raíces.

 

ARRIBA    INDICE

LIBERACIÓN

    Hace ya mucho tiempo 

que no vamos

 

a cazar insectoides

            al vuelo,

                    con las manos

siguiendo a los caballos 

                del amanecer.

ARRIBA    INDICE

FALLA DE FASE

 

Cae la lluvia

mi casa duerme

pero el pensar

al sueño vence

 

Falta la luz

Sólo una vela

permite leer

un libro extraño:

        Las sombras trémulas del techo.

 

La noche acorta

unas distancias

y alarga otras

Te siento aquí:

        ¡Qué lejos está la economía!

 

Y no comprendo

el viento frío

las decepciones

la soledad

        De quien duerme en una calle o una plaza

 

¿Cómo explicarme

Esta tibieza,

tener abrigo

y protección

            Y el gozo simple de recordarte?

ARRIBA    INDICE

PLUVIÓTROPO

                I

En días de buena lluvia

        logro echar abajo el nombre

        y salir a la calle

        sin llamarme

        ni de un modo ni de otro.

Me despojo de la altura

        y camino en los charcos

        sumergido

        sin hablar

        pensado el pensamiento de algún volvox

Me desprendo del color

        de ser humano cualquiera

        y así crezco

        con las nuevas 

        verdes hierbas

Y me expando,

me acreciento,

me incorporo.

        II

Lejos de cualquier casa

        densas nubes

        ido sol.

Aroma de animal muerto

        y de resurrección

Entro en la lluvia ruidosa

            y poco a poco me enredo

            entre las hojas.

Este es un mes incapaz de secar.

Nos concentramos en inundar

        brillantes lechos arenosos

        anchas cañadas

Somos un gran torrente vital...

------

He corrido en el bosque

        me he mojado de luz

        y ahora regreso

A donde la gente se esconde del cielo.

ARRIBA    INDICE

EL HOMBRE Y EL PEZ DE PIEDRA

-Calcina mis carnes

y muele mis huesos

o absorbe mis sesos

fregmentariamente

-Conduce mi cuerpo

con los otros cuerpos

que lleguen flotando

por incongrua vía.

        Y dejaré, dejaré mi historia...

        Y existiré libre de memoria...

-El vello de mi piel

tórnase hierba.  -Tu hipófisis,

tendones, serán fruto sabroso

de las eras venideras.

-Tu pecho será el suelo

Donde pisen los hijos

De tus hijos, Hijo mío.

Somos el basamento

       -Sepultaremos nuestras miserias...

        -Disgregaremos nuestra temporalidad...

ARRIBA    INDICE

ANQUILOSIS

Una brisa reseca llegará

a robar la humedad de cada piel

Ese día de sol que quemará

los últimos cabellos.

 

Esa tarde que nubla la visión

Que traerá la torpeza a nuestro andar,

y que apaga sin prisa el corazón,

los fluidos y el cerebro.

 

        Si yo me llego a ver

        anquilosado,

        mis músculos cansados,

        lenta mi comprensión,

Recordaré

Este tiempo feroz de poco sueño

De libros y de cantos

de esfuerzos y sudor.

 

Y sentiré

Que aún me toca tu suave pensamiento,

impresa en mi neocórtex

cambiándome a mejor.

 

Luego diré 

que tu sombra fue luz en mi mañana

que aún te debo todo

que siempre te amaré.

ARRIBA    INDICE

SECUENCIAL

Uno es el árbol,

dos los frutos,

tres, 

las cenizas verdes del pensamiento

Uno es el tórax,

dos la brisa y el aire frío de la tarde lluviosa

tres,

los besos no esperados.

Uno es el cráneo

dos los parietales

tres,

los deseos que se abrigan.

Uno es al agua que cae y canta,

dos, los pasos que se acercan

tres,

las abluciones

Uno es el arbusto de jardín casero

dos los sueños sencillos de vegetal,

tres los años.

Uno es el hombre que estalla en infinitas lágrimas luminosas

dos el aguardar y el recuerdo

tres,

las voces del canto.

Uno es el signo escrito en la piedra solar,

dos los ojos

tres,

las comprensiones voluptuosas y exultantes.

ARRIBA    INDICE

FRAGMENTOS NO REDUCTIBLES 

a)  

    I    ¿Me darás,

        por lo menos

        el placer

            de recordarte

                como a un sueño?

    II    ¿Me permites llamarte "amor"

            cuando nadie nos oiga?

    III    Amar,  -amar sin tiempo, como se dice-

        es fácil a toda mente

        sostener la memoria,

        élitro del "yo te quiero"

        Esa es la labor difícil.

    IV   Desatenta a los astros pequeños

    yacentes sobre el techo

        desatenta, ¿no me oyes?            (a Aguilera Zert.)

Cada quien

    se ha undido hasta los codos        (sic)

        en su propia noche

ARRIBA    INDICE

FRAGMENTOS NO REDUCTIBLES 

b)

I    Esperemos celebrar el bautismo

del niño solar

II    Algunos peces viven hoy

    su apocalipsis privado

III    El artilugio de los malos profetas

        es hablar mucho de destrucción.

ARRIBA    INDICE

FRAGMENTOS NO REDUCTIBLES 

c)

I    Disculpen ustedes, señores, 

con todas esas muertes,

¿qué es lo que están cocinando?

II    El hambre no dse mata con fusiles

        pero a veces el fuego

        nos hace nacer.

III (Pronunciado con un dejo de vergüenza)

    Pues sí, soy un tipo vulgar, ¿pa'qué más que la verdá?        

IV    Y ustedes, 

        ¿cada cuándo salen a pecar?

V    ¡Cuántos usos tiene el vino:

        cierra ojos, cura heridas,

        abre cráneos.

ARRIBA    INDICE

FRAGMENTOS NO REDUCTIBLES 

d)

I    Los niños pequeños tienen

    hermosos los ojos

        los dientes,

        las mentes.

II    Increpación:

        fijeron que tu reino no tendría fin

        ... y yo veo que aún no ha comenzado.

III    Somos los animales que habitan 

       lo más espeso del tiempo. 

ARRIBA    INDICE

TECNO HAIKU

        I

Torres heladas:

en el plano cemento

ni aves, ni nada.

        II

Cielo nublado

anís entre los dedos

Calle tranquila.

        III

Frío, ladridos

la gente ya regresa

de sus trabajos

        IV

¿Cómo puedes conciliar

este vacío de la luz

Y el aire que la rodea?

        V

Maullidos leves

acariciando sillas

busca el calor.

        VI

Voluminoso:

el vientre de la perra

corre pesada

        VII

En la azotea

el gorupo asolea

Su hambre y su prisa.

        VIII

Pastel jugoso 

de frutas fermentadas:

El sol por fuera

        IX

No éramos iguales,

pero el cielo nos fue aplastando con los siglos

hay una luz cadavérica en tu frente.

    Un mirlo gris, un mirlo gris.

        X

Iba a buscar piedras planas al arroyo

y me demoré con el sol

y la tóxica fragancia

de  las hojas de toloache.

        XI

Alcanzamos a ver algo...

            Pero no a ver qué es.

        XII

-¿Es difícil, como dicen, vivir con alguien Así?

-¿Acaso no te has dado cuenta?

            Llevas años viviendo con uno

(Llevas años siendo uno)

        XIII

Se le preguntó

si necesitaba algo...

    -"Que no me pregunten nada"

        XIV

Despertar...

y encontrarse rodeado de cosas

        XV

¿Porqué siembras maíz y crías puercos,

    cuando puedes curar o enseñar o vender artesanías?

-Hay que ganarse la vida.

        XVI

Vimos soldados rodeando la hacienda

-¿Y ahora qué vamos a hacer? -le preguntamos asustados

-Ahora nada. Pero mañana 

        hay que limpiar la troje

            y traer agua.

        XVII

Estás ahí. Estás aquí.

Siempre estuviste.

Pero no lo había notado.

ARRIBA    INDICE

 

 

 

NOTICIA SOBRE DERECHO DE AUTOR:

© 1998 POR LOS VERSOS

© 2001 POR EL CONTENIDO DE ESTA PÁGINA Y LAS ASOCIADAS A ELLA.

DERECHOS RESERVADOS.

Se permite su copia o difusión, acreditando la fuente.

Contactar al autor a  freefall_81@hotmail.com

ARRIBA    INDICE

 

 

 

 

aprendiz1@hotmail.com