Make your own free website on Tripod.com

                    SONGS:

CANCIONES ESCRITAS Y REGISTRADAS EN COLABORACIÓN CON OTROS MÚSICOS

SONGS WRITTEN WITH OTHER MUSICIANS.

 

ENGLISH VERSION OF THE LYRICS

 

 

 

UN ROJO CRISTAL Lyrics and music: Juan Ávila. Music and arr.: Bened

LA LUZ LEJANA DE LOS REYES Lyrics and music: Juan Ávila. Music and arr.: Bened

PENUMBRA, 1667 

KATMANDÚ 

 

ACERCA DE LOS OTROS MÚSICOS CON QUIENES HE COLABORADO

 

PENUMBRA, 1667

Lyrics: Carlos Ríos

Music: Bened

 

Performed live at Canal 6 televisión, Guadalajara, Jalisco, 1995

Copyright Carlos Ríos, México, 1995

 

Letra y música: Carlos Ríos

Arreglos: Astra (Luis López y compañía) y Ben.

 

Diálogo de luz y sombras ocre azul en el silencio de una habitación

Óvalo perfecto danza en el reflejo de una límpida concentración

Ella se hunde en la penumbra y cuenta una a una

Notas blancas por las que sonrió

Y en sus ojos danza aquella nueva Holanda que volaba ante la faz de Dios

       

        Fusión de criatura y creador- la forma se rinde al color

        Y una mirada sin fin corona una piel de marfil

 

¿Puedes ver, Jan Vermeer, pintor de mil perlas glaucas?

En tu mar de azul umbral quisiera soltar el ancla

 

Lección de guitarra fina, esbelta y clara,

manos llenas de luz espectral

Son trescientos años de tonos semiclaros conversando por el ventanal

Esta luz tan fría de azul melancolía tiene trazas de humilde pincel

Son la burguesía, héroes por un día conservados en estilo fiel

       Fusión de criatura y creador- la forma se rinde al color

        Y una mirada sin fin corona una piel de marfil

¿Puedes ver, Jan Vermeer, pintor de mil perlas glaucas?

En tu mar de azul umbral quisiera soltar el ancla

 

 

KATMANDÚ

Letra y melodía: Carlos Ríos

Arreglos: Ben

 

El cielo de las mil montañas

se abría ante mi ser

y entre los templos del silencio

tu rostro adiviné

La nieve era el llanto blanco de las nubes

y el aire enrarecido un rastro del ayer

 

A la sombra de los Himalayas

un valle y una paz,

y sobre la quietud del lago

un manto de humedad

 

La alborada elevó mi sueño hacia las nubes,

el hielo de tu ausencia el sol no disipó.

 

   Las cimas del Nepal,

   Santuarios en los que olvidé

   Tus manos dibujar mi soledad...

   Dame un Katmandú

   En incienso para recorrer

   Tus labios bendiciendo mi ansiedad

 

La cara azul del Annapurna

la tarde sorprendió

y apareciendo las estrellas

una de ellas me llamó

salte la fosa e ignorando los glaciares

buscaba tu presencia por última vez

 

   Las cimas del Nepal,

   Santuarios en los que olvidé

   Tus manos dibujar mi soledad...

   Dame un Katmandú

   En incienso para recorrer

   Tus labios bendiciendo mi ansiedad

 

 

Acerca de quienes me han permitido participar de la creación de estos trabajos:

 

Juan Ávila Soriano: es mi primo, por parte de MADRES. Desde 1991 empezamos a trabajar en un grupo que ha llevado muchos nombres y configuraciones. En esa época se compró una guitarra Samick, con la que grabó algunas de las piezas de su autoría (Rojo Cristal, La Luz lejana, La cámara Gessel, Cristo del Barrio, Te extraño, y otras) y algunas de las mías (en la Piel de la Tierra, La Presencia, De política... y amores, Aramara, entre otras). Es muy creativo, y cuando no tiene guitarra sigue componiendo con ayuda del ordenador. Ha tenido ideas geniales, como la parte instrumental de La Luz lejana, en la que desarrolla un compás de 11/8. Vive en Guadalajara y se dedica a criar a sus 3 hijos, a mantener su casa y a dar lecciones de guitarra. A veces interpretamos juntos canciones chuscas en las reuniones familiares.

 

Jorge Aguilar y Luis Ruizvelasco: Conformaban el grupo Kamasutra cuando buscaban tecladista, a principios del 2000. Jorge es un excelente guitarrista y prolífico autor, compuso entre muchas otras: La bruja, La batalla de Bagdad, Tu verdugo, Espiral, No, El Ritual, La caída del dragón, la burbuja de cristal. Luis ya era un buen baterista hace años y ahora está estudiando profesionalmente música en el CUAAD de la Universidad de Guadalajara.  Como dejé el grupo para mudar de ciudad, vuelven a necesitar bajo/tecladero o ambos: aegrojmantra@yahoo.com.mx

 

El grupo Umbral: aunque ya se desbandó, era una soberbia muestra de black metal mexicano. No grabaron disco, pero sí un demo en cassette. Eran vecinos y amigos de los músicos de Astra, y me concedieron el privilegio de adornar sus aguerridas canciones con ruidos atmosféricos, efectos y ritmos prehispánicos (o prepánicos), lo que hice con un sintetizador Roland D-20 y un Yamaha SY 35 (marcas registradas, por si acaso). Tengo el plan de -cuando el tiempo me lo permita- recuperar su demo y editar un CD. Se inspiraban mucho en la mitología europea y también en las antiguas creencias mexicas, lo que daba una mezcla contundente, grandiosa y terrible: Sacrificio, El día interminable del pastor negro, son unas de sus obras maestras. Se desenvolvieron circa 1993.

 

Antigua: otra gran banda tapatía. No toqué como parte de ese grupo, pero son buenos amigos y tienen mucha creatividad. Hasta donde sé, el grupo sigue tocando en Tlaquepaque, con varios cambios. Su estilo es heavy metal, con letras y conceptos inspirados en la mitología mexicana de antes de la llegada de los europeos. Sus canciones: Tzompantli (recomendable pieza de colección, de lo mejor que he escuchado en el rock nacional), Día de muertos, Guerra es mi nombre, De amor y demonios, Tezcatlipoca, Colibrí, y otras. 

 

Astra: Luis López en la guitarra y líder de la banda, Jesús López en el bajo (en otras ocasiones Manuel López) y Jorge López en la batería. Todos ellos son hermanos, y Toño es su sobrino, pues Toño López, padre, es asimismo hermano de aquellos.   Son todos ellos grandes músicos y con un envidiable conocimiento del Rock progresivo. Habitualmente se deleitan con King Crimson, UK, Yes, Rush, Eddie Jobson, Genesis, Peter Gabriel y otras cerezas del pastel cultural. También interpretan música de la llamada versátil, por divertirse un poco. Ver a continuación Carlos Ríos.

 

Carlos Ríos Camarena: Abogado por formación académica empero buena persona, impartía clases de idioma inglés y de lógica en el Politécnico de Guadalajara cuando hacia 1993 uno de sus alumnos (Toño López, que toca el bajo en la versión de La presencia que está en http://bened.sonico.com) lo invitó a cantar en el grupo de de los hermanos López, llamado entonces WHO KNOWS?. La razón era que -según ellos- no "le hallaban muy bien" a las letras en inglés de canciones que tanto les gustaban. Toño no dio una en la escuela, pero cuando llevó a Carlos a los ensayos creó uno de los más fantásticos grupos de la Guadalajara de los 90's. 

   Unos meses después, otro alumno de Carlos que  trabajaba conmigo como mecánico instrumentista en una fábrica muy grande de pan (Alejandro Montañez a.k.a Matoesky), quien compartía con Carlos la afición a comprar grandes cantidades de discos compactos de colección (de los que espero que algún día me preste algunos), me dijo que necesitaban alguien que tocara teclados en esa banda. Disponía yo de un portátil Yamaha, y con eso me integré al grupo de los hermanos López, llamado "WHO KNOWS".  Gracias asu insistencia y sos contactos con muchos músicos fue que compré mi primer sintetizador profesional, un DX7 de Yamaha -usado-, y después un Roland D-20 (me lo vendió otro de los hermanos López, que radicaba en USA) y un Ensoniq ESQ-1; éste y el DX7 los adquirí de Gerardo, amigo de los López y músico de extenso repertorio versátil.  Hubo buena cantidad de presentaciones en varios lugares "recreativos" de Guadalajara, como el Tutelar, el DIF, muchos bares y reuniones de estudiantes. El grupo apareció en el Canal 6 de televisión varias veces, así como en el entonces nuevo Canal 7. Tocábamos canciones de grupos progresivos (Asia, Uria Heep, Genesis, Yes) y de rock pesado, como Scorpions, Van Halen y Deep Purple; y tuvimos la idea de empezar a incluir canciones propias. Le cambiamos el nombre a la banda a ASTRA. Ése fue el origen de Katmandú, Sandra, La negra Bóveda de mármol, Penumbra 1667 o Jan Vermeer, Chaktas (o El viaje), todas ellas basadas en ideas de Carlos Ríos.

  

  NOTA: aunque por facilitar las cosas en los derechos de autor se dice que los autores somos Carlos y yo, en realidad todo el grupo participó en los arreglos. La generosidad de Luis López (o su reticencia a meterse en asuntos administrativos, que como buen artista detesta), permitió simplificar los registros.

   

En esa misma vena agregamos canciones mías, como: "Canción compuesta en la Fábrica", El más hermoso territorio, Memorias Virtuales.  En los conciertos Carlos era muy creativo a histriónico. Llevaba un baúl de "shit assorted", o chucherías varias, que empleaba según la inspiración en cada canción. Algunos de esos objetos eran: Una calavera de plástico de tamaño y color natural, una mandolina eléctrica, una espada española de Toledo, un libro incunable que leía tristemente en la canción "Weep in silence", de Uriah Heep, pelucas, ropas medievales, relojes de arena, un pulpo inflable y un gorro holandés con plumas blancas que -decía él- era idéntico al de Jan Vermeer. También escribió mucha poesía y dibujaba a lápiz y a pluma. Hacía dibujos de Sandra, una de sus alumnas de la que estaba prendado, así como de temas mitológicos (poseía una cultura enciclopédica que siempre desplegaba con gran humor y humildad).

   La diabetes congénita se lo llevó a los 32 años de edad, en 1999.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Unos días después lo vi a las dos de la mañana con su mandolina eléctrica, sobre la azotea de mi casa, cantando algo incomprensible y mostrándome que se le había reventado una cuerda; sonriente, dijo luego que "todavía me quedan muchas cuerdas, vamos a seguir con el batintín". Supongo que sigue haciendo ruido en alguna parte del Mar de la Inteligencia.